El rastro que dejamos atrás. Es así de simple. Y llega un día en que descubrís que un psiquiatra también puede ser un idiota o un estúpido, y ahí termina tu infancia.