Y como el autor vietnamita Le Thi Diem Thúy dice de manera tan bella: “Que la palabra sea humilde, que sepan que el mundo no comenzó con palabras sino con dos cuerpos abrazados, uno que lloraba y otro que cantaba”.