Pudor



Subiré a la peligrosa montaña y traeré las flores.

Se rasgarán tus camisas de seda,
 y te aturdirán,
el sonido de una pared inerte
se meterá en tu cabeza,
luego recibirás una mano suave
de pintura de barcos,
y sólo desearás permanecer en tierra,
sin la posibilidad de nadar.

Nunca permanezcas en un lugar sin música,
tu patio se volverá prisión
crecerán bellos azules como campos minados.
Las nubes negras son un espejismo.
 Llega el tiempo de las uñas mal pintadas,
las que hacen ruido al caer.

Nunca permanezcas demasiado en un lugar sin música,
todo se convierte en un molusco ruidoso.
Las nubes blancas son un espejismo
creado por maquilladores urbanos y
los barcos nunca llevan a ningún lado.
Una verdad.
Yo quiero estar con vos.
Sin nylon,

Sin medicamentos
Sin después
Sinceramente
Sin mirar detrás
Las jaulas de barrotes imaginarios son cursis
inventemos árboles sin pájaros,
con flores
inventemos el cansancio sin transpiración.
Sin nadie
Contigo
Sin morirse antes de vivir
Sin recompensa
Sin nada a cambio
Sin plan B
¿y sino no?
Sin interrupciones
Sin mirar adelante
Sin cambios
Sin mirar la luna
Estrellándonos  contra lo que sea
Sin ganas de sacar al otro de la cama

Sin Dios
Sin rendirse
Escuchando Frank Sinatra
Con el sonido de los trenes que parten y no vuelven más
Con la recompensa de alguna vez el mar
Con sol en los genitales
Con  ojos cerrados
Con la soledad del desterrado
Con sed
Con mi vientre deshabitado
Con la última carta de tu manga

Con olor
 y humo en la cabeza
Con sabor
y dientes
Con besos que muerden
 y la piel generando infiernos
Con pestes
y ojos que buscan culpas
Con miel en las yemas
 y ganas de encontrarnos
Contra el desamor
y gritos que no aturden
Con la mano en las tetas
y tu vida incrustada en mi vida
Con buenas intenciones
y gritos que no salen de mi garganta
Con todos los años encima
y dedos que acarician y no señalan
Con lágrimas en el cuerpo
y orgasmos como barcos que zarpan

Con el cielo en nuestra cama
y ojos que miran, que no reprochan
Con la apertura de mi boca
y el cuchillo bajo la almohada
Con manos que laten de asesinar
y mi sexo prohibido de crear
Con la lengua en la espalda, raspando placer
y mi hija en el cuarto del lado
Con la soledad de cada uno
y frío en los huevos
Con calor en la carne
y tiempo para hacer
Con tus ganas rompiéndome la piel
Con miedo
Con lluvia en las sábanas
Con pecas llenas de semen
Con movimientos oscilatorios
Con tu semen lleno de pecados
Para perdurar entre mortales
Para sacudirnos
Para que nos envidien los que mueren al atardecer
Con paranoia de no saber lo suficiente
Para que sales mis heridas
Para consumirte entre drogas inútiles
Para tener certezas
Para las chicas que no vendrán
Para creer en algo
Para saciarme
Para curarnos
Párate al lado mío
Para vomitar mí frío en tu miedo
Para entender la existencia
Para no acabarme
Para sobrevivir a mi aburrimiento
Para dejar a los muertos
Para soñar por soñar
Para no ser triste

¿Para qué?

Para que no busquemos el modo de acabarnos
Para sobrevivirme
Para no escuchar más
Para respirar perfume
Para que si hay terminales, haya alguien que nos espere.
Para no ser una melancólica
Para ser inmortal
Para abrazarte con brazos de sweater Lacoste
Para sacarme este dolor
Para que duermas bien
Por tus ojos
Por mis poros
Por mis pozos
Porque no existe el adiós y sí el hasta luego.
Por tus piernas
Por incertidumbre
Por hambre
Por ser mi mujer
Por tu corazón roto
Por el ardor de tu piel en mi sed
Porque para amarte te esperé
Por las hadas que no existen
Por el diablo
Por tus venas abiertas
Por tus lágrimas y las mías
Por mail
Por lo que sobra después de un orgasmo
Por ser mi musa
Porque aliviemos mis pesos
Por los pájaros azules
Por tu cuerpo extendido a mi lado
Porque así lo quiso Dios
Por tu aire dormido en mi brazo
Por la proximidad
Porque en tus brazos largos quepo toda
Por ser mi puta
Amarte sólo por tus sueños
Por tus mochilas
Por madre

¿Por qué no?

Entre el sonido del que afila
Entre copos cansados de mojarse de nada
Entre murmullos de mudos
Entre ruidos desafinados
Entre mares
Entre barcos
A través de un espejo roto
Entre esfínteres malcriados
Entre vulvas desafiantes de hijos
Alumbrándonos
Anestesiados
Entre camas
Arremangados
Arrugados
Entre códigos establecidos en el pasado
Entre discursos falaces de amantes incrédulos
A ráfagas de amor
Entre preguntas
Entre falsas victorias de dientes rotos
Entre sueños
Entre cejas
Entre fracasados familiares



Los perros cuidan a los que desean dormir en paz.